Entrevista a Juan Villegas

Entrevista a Juan Villegas

Esta semana, queremos que conozcáis a otro increíble miembro de la familia sneaker. Con él, echar un rato hablando de zapas -o cualquier otra cosa- se convierte, para nosotros, en todo un placer. Su nombre es Juan Villegas y nos cuenta su experiencia y opiniones sobre algunas cuestiones relacionadas con este espectacular mundo.

 

¡Empezamos!

 

BZ: ¿Cómo entraste en el mundo sneaker?

JV: La verdad es que, en este aspecto, me vi influido en gran medida por la música; fue como algo paralelo al Window Shopper de 50 Cent. Ocurrió cuando empecé a desarrollar el oído y me decanté por un sonido especial que me llamó la atención. Después, para mí, la estética lo era todo, flipaba viendo sus videos, entrevistas y tal; pero, en ese entonces, yo no entendía ni papa de inglés, por lo que me lo bailaba y me ceñía a ver qué puñetas llevaba Young Bling Bling 69 24/7 Deadass B en Youtube.

 

Me encanta Nate Dogg. 213 tenía la estética que, aún hoy por hoy, me flipa y que, a lo mejor, sigo buscando. De hecho, escribiendo esto, me sigo emocionando escuchando Ain’t no Fun de Snoop Dogg.

 

Lo que siempre me dio igual fueron sus coches y sus casas; pero, el atuendo y el calzado…  ¡madre mía! Era como ahogarte con tu propia saliva, porque quería ser como ellos, en mi caso por lo menos. También, me ahogaba entre mi propia bilis por no poder permitirme nada o casi nada. Claro, era solo un adolescente.

 

 

BZ: ¿Podrías decirnos cuáles son las zapas que más te han marcado? Y, ¿algún par que te costase especialmente trabajo conseguir?

JV: Las zapatillas que más me han marcado de siempre han sido las Air Max 1 Elephant de Atmos, fue uno de los factores que condicionó el magnetismo entre el animal print y yo. En verdad, lo que más me atrae son el leopardo y las cosas que brillen mucho.

Fue la zapatilla por la que más me tuve que partir el culo para conseguir. Ahora, habré hecho locuras peores, pero considero que fue la más costosa, debido a los pocos medios que tenía, los pocos pares que se vendían en la época y la poca gente que conocía. La ambición que desarrollé por ella me cegó completamente.

Al final las conseguí hace varios años, como les tenía mucho cariño, quise llevarlas siempre con un lace lock de Jordan V que tenía. Fue increíble ver que el año pasado la reeditaron; conseguí triplicarla para que jamás me pudiera faltar, y me hace muy feliz ver que, ahora, mucha gente puede disfrutar de ella.

 

BZ: ¿Y el santo grial de tu colección?

JV: El santo grial de mi colección es la Air Max que dije antes, la de 2007; aunque, individualizar el concepto de santo grial, por lo menos para mí, no existe. Prefiero tener un buen equipo equilibrado de 6 -haciendo alusión a Pokémon, que focalizarlo en algún par en concreto.

 

BZ: ¿Crees que la filosofía sneaker ha calado en España? ¿O aún queda mucho por conocer?

JV: Yo considero filosofía como tal al coleccionismo del que realmente conoce. Un nuevo concepto sobre filosofía en cuanto a los zapatos, hoy por hoy, me parece algo bastante pervertido. No sé si sonará algo pureta; pero, para mí, está desvirtuado todo esto. Por otro lado, tendría que decir que también podría situarme en una posición neutral, ya que es cierto que los tiempos cambian y la gente cambia con él; lo cual hace que sea muy típicas en charlas de gente que lleva x tiempo o que, ni siquiera lleva tiempo, pero se considera un coleccionista FIEL Y REAL y escuchar fulanito o menganito se acaban de subir al carro y bla, bla, bla. Al fin y al cabo, esto no deja de ser una tendencia o una moda.

Moda tampoco tiene porqué tener connotación negativa, es normal que todo el mundo quiera estar a la moda; a todo el mundo le gusta molar. ¿A quién no le gusta que le digan qué guapos tus zapatos o qué guapo lo que sea? A todo el mundo. Entonces, somos seres humanos y nos regimos por ciclos continuos, la moda también son ciclos.

Entonces que vengan y vayan qué más da; lo que debería de hacer la gente es alegrarse, porque más y más gente va conociendo este tipo de movimiento en un país “renegado” cómo es España. Digo renegado porque, también, se escucha la típica frase de que estamos cuatro o cinco años por detrás de cualquier tipo de movimiento en Europa. Es increíble la implicación de nuevas tiendas y de nuevos conceptos de tienda o simplemente de algunas que ya existían, pero no eran conocidas hasta que ha aparecido un producto que ha captado la atención de la juventud. Y la juventud es el futuro, así que adáptate o apártate, viejo.

 

BZ: ¿Qué piensas de que hoy en día se puedan comprar unas zapas a toque de clic? ¿Lo ves como una ventaja o desventaja?

JV: Me parece una ventaja al 105%, ya que puede llegar al mayor número de personas posible o a las manos de alguien que vive con un tractor, gallinas y un ordenador. Claro que, por otro lado, la red está prácticamente monopolizada. La gente se queja un montón de los bots pero, es lo de siempre, el que algo quiere algo le cuesta y, si tú quieres conseguir x producto, prepárate para clicar más rápido que otro o utiliza cualquier método, al fin y al cabo es lícito y todo vale en esto.

Si la gente utilizara para desarrollarse y avanzar el tiempo que utiliza para odiar y criticar, ya sea a las nuevas generaciones, como al desarrollo en cuanto a redes sociales o bots, o cualquier tipo de cosa dentro del mundo de los zapatos, conseguiría lo que antes nunca pudo, por lo menos hablando de zapatos.

 

 

BZ: ¿Hay algún par que te costase especialmente trabajo conseguir?

JV: La Atmos de 2007, debido a la escasez de medios que tenía como explique antes. También cuesta mucho el par con el que te suena el interior del oído continuamente y que, casualmente tiene tu amigo del alma, y le tienes que rogar durante meses o años para que te venda, desgraciado.

 

BZ: Y, ¿puedes contarnos qué zapas son tus favoritas para diario? Esas con las que podrías ir a casi cualquier sitio…

JV: Mi zapatilla favorita para el día a día, sin dudarlo un solo segundo, es la Magista Footscape og. Me parece que NikeLab acertó de lleno a la hora de brindar tanto comodidad como estilo; una zapatilla completamente funcional, adoro la combinación de colores que tiene, el detalle de goma de las tachuelas y de la puntera me encanta, lo llamo tachuelas porque me gusta.

 

BZ: ¿Qué ciudad te encantaría patearte con unas sneakers?

JV: Ya la pateé, la verdad jajaja. Tuve el placer de viajar a Tokio, esta ciudad era por así decirlo mi Meca en cuanto a lo que me gustaría dedicarme. Cuando acabe mis estudios, la estética, la gente, la disciplina, el desarrollo, el respeto por la naturaleza y la minimización del impacto ambiental generado por el hombre, la amplia gama de zumos que tienen en los 7 Eleven, y el pollo frito del Family Mart, los sonidos del metro al llegar, poder subirte a cualquier azotea; claro que, si te ven creen que te vas a suicidar, las chicas también son muy guapas 😆 . Demasiadas cosas, en verdad, para poder sintetizarlas. Supongo que volveré el año que viene, o lo intentaré.

 

 

BZ: Para terminar, ¿tienes alguna anécdota que te gustaría contarnos dentro de este mundillo?

JV: Más que anécdota, quiero dar un consejo a la gente que pueda leer esto. Espero que al menos para leer este consejo, no tengas vergüenza a conocer gente de otros países. Muchas veces, lo que más limita a un español es el desconocimiento, solo el dominio del idioma nativo. Esto implica vergüenza y sensación de rechazo por no poder expresar lo que realmente quieres transmitir. Animo a la gente a interactuar con gente de otros países, son charlas enriquecedoras 100%, por lo menos con la gente que he conocido yo, que no es poca. Es increíble que este mundo te pueda ofrecer globalización de manera local como es mi caso, que solo he ido a Florida, Tokio, Lisboa, Barcelona y, creo que una vez, a Valencia y a Segovia.

Me enorgullece muchísimo la capacidad que nos da este ambiente para poder establecer relaciones con gente de distintos países y culturas y, con el tiempo, estrechar tanto el lazo, que sientas que esa persona vive en el portal de al lado tuyo, aunque este a miles y miles de kilómetros.

Prácticamente, puedo fardar a la hora de decir que tengo un segundo hogar en cada uno de los continentes y que todos ellos tienen una casa en Madrid para siempre. Es una sensación indescriptible y ojalá que todos los que lean esto puedan experimentarlo.

Desde este apartado, quiero saludar a uno de mis mejores amigos en el mundo de los zapatos, que vive en NY. See u son, Gayke!

 

 


 

Agradecemos a Juan su participación en el blog: ¡es un placer poder contar con amigos como tú!

 

¡Hasta el jueves que viene!  😀

 

Ana de Vega.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.